5 maneras simples de manejar la moral de los empleados durante el cambio de compañía

0 3

La Junta de Gobernadores de Radiodifusión (BBG) es una agencia gubernamental que supervisa las operaciones internacionales de radiodifusión. Lo interesante de la BBG es que la agencia ha estado en o cerca de la parte inferior de la clasificación “Best Places to Work in the Federal Government” desde 2007, gracias a la baja moral de los empleados.

La agencia finalmente ha comenzado a tomar medidas, organizando eventos para elevar la moral de los empleados, como reuniones después del trabajo, horneados y rifas. Estos son sólo algunos esfuerzos, sin embargo: todavía le queda mucho trabajo por hacer.

Ese trabajo debe conllevar un cambio que provenga del liderazgo y que cubra todas las áreas de la organización. Y un componente importante en el que hay que trabajar es en la confianza.

El informe de 2016 de la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos (SHRM) sobre la Satisfacción y el Compromiso Laboral de los Empleados encontró que el 55 por ciento de los empleados encuestados calificó la confianza entre los empleados y la alta gerencia como muy importante para su satisfacción laboral, pero sólo el 27 por ciento dijo que estaba satisfecho con este tipo de confianza en su organización.

De hecho, la confianza es crucial para dirigir una organización exitosa, especialmente durante los cambios en el lugar de trabajo. Las fuerzas externas que cambian dinámicamente las políticas, los procedimientos, las finanzas e incluso la seguridad laboral también pueden cambiar drásticamente el clima del lugar de trabajo para los empleados. Estos factores estresantes se presentan en muchas formas y afectan a cada persona de manera diferente.

Por ejemplo, es probable que los recortes presupuestarios y la congelación de las contrataciones afecten la moral de los empleados y la productividad general del lugar de trabajo. Las tensiones sociales y personales pueden forzar las relaciones con los compañeros de trabajo, causando turbulencias en los proyectos que requieren trabajo en equipo.

Los buenos gerentes necesitan entender, entonces, cómo estos factores impactan a los empleados, y encontrar maneras de combatirlos para mejorar el estado de ánimo general de sus equipos y mantener un buen desempeño.

Aquí hay varias maneras de manejar la moral de los empleados durante los cambios significativos en su empresa:

1. Mantenga la comunicación abierta.

La transparencia es siempre una buena práctica, pero es especialmente beneficiosa durante los cambios importantes en el lugar de trabajo. Cuando la gerencia no aborda abiertamente las noticias de las grandes empresas, los empleados se sienten abandonados en la oscuridad.

Aquí es donde los chismes pueden ser creativos y descontrolados. El personal puede empezar a llenar los espacios en blanco con falsedades negativas y difundir rumores.

Para combatir esto, organice debates abiertos para invitar a hacer preguntas. Presente los próximos cambios y muestre a los empleados cómo están involucrados en los cambios de la empresa. Estas discusiones deben ser programadas regularmente. Y deben ser diseñados como un diálogo abierto entre todos los niveles de liderazgo y los empleados.

2. Recuérdales que son valiosos.

Uno de los mayores errores que cometen los gerentes es pasar por alto el poder del reconocimiento. Un estudio de Liderazgo IQ de septiembre de 2016 encontró que la mayoría de los empleados que participaron no estaban seguros si estaban haciendo un buen trabajo.

La moral de los empleados depende de si se sienten valorados o no por sus empleadores. Los gerentes necesitan diseñar un programa de reconocimiento a los empleados que sea continuo y consistente, incluso a medida que surgen los cambios.

Es importante que no deje que el personal adivine. Si no saben cuál es su situación en el momento en que comienzan a producirse muchos cambios, podrían suponer que en el peor de los casos. Por ejemplo, cuando se implementa una congelación de la contratación, los empleados pueden suponer que se producirá una reducción de personal. Asegúrese de que sepan que están cumpliendo con las expectativas y que sus trabajos están seguros.

3. Enfatice la importancia de la diversión.

Los cambios importantes pueden recordar a los empleados que muchos aspectos de su carrera están fuera de su control. Razón de más para que, cuando una organización se vea obligada a reducir su tamaño, el liderazgo se centre en mostrar su dedicación a los empleados.

Haga esto sorprendiendo a los equipos con medio día o fines de semana largos libres. Convoque una reunión improvisada un viernes y comparta todos los éxitos y logros que los empleados han obtenido recientemente. A continuación, revele que el “próximo proyecto” de los empleados es tomarse un largo fin de semana libre.

Programe reuniones a pie en lugares divertidos, como una tienda de donas o una cervecería local, o haga una caminata por las montañas. Salir de la oficina es emocionante, y ayuda a levantar la moral de los empleados y a crear un fuerte vínculo de equipo. Estas divertidas sorpresas demostrarán que, a pesar de los cambios recientes, la dirección sigue siendo leal a su personal actual.

4. Trabajar en equipo.

Las tensiones surgirán durante los tiempos de cambio, por lo que es importante mantener a los empleados cerca unos de otros y de la dirección. El liderazgo debe invertir en formas de desarrollar la unidad entre los miembros de un equipo bajo presión.

Inscriba a los empleados en una sala de “escape” o cree una divertida en la oficina. Fomentar la colaboración mediante el alojamiento de juegos en la oficina. Por ejemplo, podría dividir a la fuerza laboral en equipos para construir y competir con coches de carreras para un evento benéfico patrocinado por la empresa. Esto fomenta la resolución creativa de problemas y el trabajo en equipo para una causa mayor.

También se debe animar a su personal a compartir quiénes son individualmente y a dejar que su personalidad brille. Empiece un muro de “acerca de mí”, donde los empleados cuentan historias en notas adhesivas y las colocan bajo categorías en un pizarrón blanco. Estos temas podrían ser “mi primer día”, “aficiones personales”, “momento de mayor orgullo” o “proyecto de trabajo más grande”.

Haga que su equipo los lea juntos y discuta sus experiencias personales. Los empleados necesitan relacionarse entre sí para mantenerse unidos durante los turbulentos tiempos de cambio, y estos ejercicios son perfectos para facilitar esa conexión.

5. Crear más energía positiva en el lugar de trabajo.

El diseño del lugar de trabajo también tiene un impacto en la moral de los empleados. No sólo cuelgue carteles de motivación y añada plantas falsas. Los empleados necesitan sentirse cómodos donde trabajan, especialmente cuando hay mucho estrés por los grandes cambios que se avecinan.

Ofrezca algunos beneficios divertidos, como una cafetería saludable y una sala de relajación, para que la oficina sea más cómoda. Ponga música estimulante durante todo el día para mantener a los empleados positivos y motivados.

Déle al personal un gong o campana para que suene por los logros, como un cumplido del cliente o una gran venta. Este tipo de reconocimiento divertido y de igual a igual es contagioso. Una vez que sus empleados se centren en los aspectos positivos y se dediquen a hacer lo mejor que puedan, estarán menos preocupados por las presiones externas que se están desarrollando y más inclinados a centrarse en cómo pueden contribuir al crecimiento de la empresa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.